Brujos chamanes Ngangkari ahora son “doctores reikistas espirituales” en hospitales australianos #Katecon2006

Hoy les comentaré acerca de un hecho que ha revolucionado la medicina en Australia, como es la inclusión de terapias alternativas pseudocientíficas a su paleta de servicios.

Ya hemos comentado y advertido acerca del avance de las prácticas metafísicas y de las maneras como se han infiltrado exponencialmente en el mundo de la medicina.  Hemos visto cómo por ejemplo en congresos aparentemente de salud, ya incluso se comparte escenario con canalizadores, contactados y videntes, poniendo sus técnicas al mismo nivel de la medicina tradicional como es el caso del congreso de mundo sin cáncer lo que tu médico no te está contando, y del que estaré publicando un post este fin de semana.  Hemos visto cómo hospitales de varios países que ya han abierto su abanico terapéutico brindando a pacientes los diversas tipos de medicina alternativa metafísica que hay, incluídas parasitaciones espirituales a través del reiki por ejemplo,  sanando después de invocar ayuda a  entidades demoníacas. 

Les mostramos cómo en España, Argentina, Estados Unidos entre otros países como Inglaterra se ha venido incluyendo chamanismo y brujería en la medicina y aplicando incluso tratamientos de reiki a pacientes y en otros hospitales ya incluso se ha empezado a interactuar con chamanes nada más ni nada menos…. y todo esto ocurriendo ante la ignorancia de los pacientes que no saben los peligros que hay detrás de dichas terapias con las que nunca llegarán a sanar, tal y como lo reconoce la misma asociación europea de reiki. y personas que cada uno conocerá en su entorno.  

Cada vez es más extraño  ver esa mezcla entre ciencia, medicina, pseudociencia y la invocación de poderes literalmente demoníacos con el que  pretenden sanar a pacientes, atrayéndolos seductoramente  hacia otras prácticas como adivinación, canalización, ufología, yoga etc.


Quienes promueven éstas técnicas y quienes  acuden a esas terapias saben que el reiki y otras ramas de la pseudociencia no sanan ninguna enfermedad, que sólo se da un leve alivio, que sólo ocurren mejorías temporales pero las enfermedades siguen ahí acabando con la vida de las personas… 

Esas terapias de la new age funcionan exactamente como cuando te pones compresas combinadas de agua calientita y agua fría, te producen una leve mejoría pero no te curan  la enfermedad  ….  igual ocurre con estas terapias energéticas que en Australia ahora forman parte del catálogo ofrecido por los hospitales a los pacientes y donde los chamanes ngangkari ahora pueden participar activamente de la “sanación” de los enfermos.

sanadores ngangkari danzando con serpientes pintadas en sus cuerpos

Nos referimos a los chamanes de la tribu Anangu de Australia, de donde provienen los sanadores …. brujos chamanes…. a quienes llaman los Ngangkari.

Los Ngangkari son los curanderos tradicionales de las tierras Ngaanyatjarra, Pitjantjatjara y Yankunytjatjara, que abarcan unos 350,000 kilómetros cuadrados del remoto desierto occidental, guardianes y cuidadores de la gran reserva natural que además contiene el famoso monte “sagrado” Uluru, monte en torno al cual hay una gran cantidad de leyendas acerca de seres no terrenales venidos del cielo y lugar al que acuden muchos contactados por “extraterrestres” para establecer conexión con sus “guías”… que son los mismos de esos sanadores Ngangkari.

 …. allí vemos a la princesa Diana y el príncipe Carlos así como su hijo el príncipe William con su esposa Kate Middleton.

Recuerdan este antiguo mapa que les he mostrado en otras ocasiones? allí podemos ver algunos de los lugares con mayor energía electromagnética y donde hay ubicados portales dimensionales, lugares que en la new age son denominados chakras de la tierra, chakras de la serpiente kundalini….lugares donde esos famosos “guías” tienen sus cuarteles en el mundo astral.  De hecho la leyenda de los anangu contiene historias sobre seres  que vinieron del cielo, dioses de la lluvia y la fertilidad que se fueron después de darles conocimientos, y se fueron adentrándose por dicho gigantesco monolito, talvez al mundo intraterreno, y quienes tienen apariencia de humanos… pero a la vez de serpiente, los humanos serpiente.

Los anangu que son los cuidadores de ese parque natural y quienes tienen desde hace unos años el control del mismo que estuvo en poder del gobierno australiano, prefieren las visitas turísticas controladas, no permiten fotos ni videos, así como tampoco imágenes del lugar tomadas por drones, tampoco permiten que la gente escale la montaña sagrada y advierten que es mejor que los visitantes nunca anden solos sin uno de sus guías, ya que además confiesan que esos seres (reptilianos) devoran humanos y es mejor no dar chance a que pase algo malo.  Verdad o no…. es curioso que en este recóndito lugar del mundo haya presencia de seres reptilianos, y de quienes estas tribus han venido transmitiendo todos esos conocimientos de manera oral a todas sus generaciones venideras, como por ejemplo el de convertirse en un sanador Ngangkari.

Durante miles de años los ngangkari (chamanes) han nutrido el bienestar físico, emocional y social de su gente y para aumentar la comprensión y fomentar la colaboración con los principales servicios de salud y la comunidad en general, los ngangkari han forjado una extraña asociación simbiótica con profesionales de la salud y profesionales de la medicina occidental, es así como hace poco se ha dado vía libre para que esos sanadores únicos y  con poderes extraordinarios, formen parte de los equipos médicos en hospitales rurales y en el hospital Royal Adele en Australia meridional, y aunque cabe aclarar que los chamanes no cobran un céntimo por sus servicios en los centros hospitalarios, no deja de llamarnos la atención esa extraña interacción que ya se ve incluso reflejada en las estadísticas, que indican que con los ngangkari los pacientes ahora acuden más puntualmente a las citas médicas y que incluso en la asociación conformada por los chamanes tienen la agenda copada por los próximos meses, debido a la gran cantidad de gente solicitando sus servicios.

Cómo surge ese salto del monte a los hospitales?

Hace poco más de 7 años, 18 sanadores o chamanes de la tribu conformaron una asociación llamada Anangu Ngangkari Tiutaky Aboriginal Corporation (ANTAC), y es su directora (una italiana) quien empieza a tocar puertas, e ir a todas las clínicas y hospitales en  Victoria, Nueva Gales del Sur, Australia Meridional y Australia Occidental.y entablando charlas amistosas con los directivos, intentaba convencerles de las ventajas que sería dejarles trabajar en el mundo de la medicina a los integrantes de la ANTAC a quienes ella representa, además partiendo de los milenarios conocimientos que esa tribu posee y que podrían poner al servicio de no solo sus comunidades en las reservas naturales sino a las comunidades no aborígenes y sin cobrarles un centavo.

Resultado de imagen de Francesca Panzironi,Francesca Panzironi, la representante de la agrupación, argumentaba que más del 95% de la población australiana no sabía de la existencia de ese tipo de medicina y que sería una buena oportunidad para brindar a los australianos otras posibilidades para el tratamiento alternativo de sus  padecimientos y enfermedades.

Es así como Francesca Panzironi ha estado luchando para que a nivel de la medicina se reconozca como tratamientos alternativos a los pases mágicos y pociones de hierbas de los Ngangkari. 

Esto es muy curioso, de hecho Francesca Panzironi no ha podido decirlo más claro, ella dice que en sus años en la universidad en territorio australiano, notó un gran vacío en la literatura con respecto a  los sanadores Ngangkari, y que lo más idéntico  a lo que hacen estos aborígenes, brujos-chamanes, es precisamente el reiki, una práctica que encaja en la tercera línea de conocimientos ancestrales con que estos chamanes atienden a su clientela.   

Ex satanista explica lo que es el reiki

Los curanderos de Ngangkari ofrecen tres técnicas principales a los clientes: 

brujo de catemaco
haciendo limpieza
ngangkari preparando
medicina con hierbas
del desierto
  • una ceremonia que incluye fumatas para limpieza (como las que hacen por ejemplo los brujos de Catemaco)
  •  la segunda tiene que ver con medicinas silvestres obtenidas de raíces y plantas 
  •  y la tercera con  realineamiento espiritual con pases que hacen con las manos que es lo mismo que el reiki dice Panzironi.

Pases mágicos o… Reiki…. que valga la aclaración, aprendieron de sus ancestros, y esos ancestros a su vez, de los propios dioses reptiles. La única diferencia es que en el reiki usan símbolos inventados por un jesuíta y que en el caso de los chamanes ngangkari, usan herramientas de poder obtenidas del mundo espiritual.

La representante de la asociación de los sanadores Ngangkari comenta que:

“El sanador ngangkari identifica dónde están los problemas y a través de un método específico de curación, que se llama panpooni, eliminan si es un dolor, un bloqueo o algún tipo de obstrucción con sus manos”.

“Se enfocan mucho en el alivio del dolor, el manejo del dolor y los desórdenes espirituales”, explica Panzironi, “así que cuando las personas se sienten enfermas o débiles, los sanadores pueden decir que el espíritu no está allí o que no está en el lugar correcto”. A través del masaje, pases mágicos y el uso de poderosas herramientas sagradas especiales, son capaces de devolver el espíritu al lugar que le corresponde “.

Añadir leyenda

Por otro lado uno de los médicos de estos hospitales donde ahora interactúan con los sanadores Ngangkari, el Dr. Wardle, afirmó que: “Muchos médicos de cabecera no entienden la medicina tradicional, por lo que automáticamente tienen que ser escépticos de algo que no entienden”.  El doctor Wardle dijo también que incluir curanderos en un entorno hospitalario también podría reducir los riesgos que la medicina alternativa podría tener sin el acompañamiento médico, como el trauma físico causado por terapeutas insuficientemente calificados, o las interacciones con medicamentos recetados si a un paciente se le ofrecieran hierbas medicinales.

Los curanderos Ngangkari tienen su propia forma de registro, sin embargo el Dr. Wardle dijo que  “realmente la gente no debería esperar una cura milagrosa, pero tampoco deberían rechazar otros tratamientos alternativos”, dijo también “Lo importante es tener todas las opciones sobre la mesa, por lo que si esas otras opciones son necesarias, están disponibles”… lo que ha manifestado este médico nos suena algo medio ecuménico realmente.

Panzironi con una de las chamanas sanadoras

Sin embargo la moneda tiene dos caras, y de parte de estos centros asistenciales no ha sido por el momento darles plena libertad de acción a estos chamanes, sino que es en cierta manera una oportunidad de tener bajo observación y control sus actividades, las cuales por ahora comparten con los médicos y enfermeras durante la atención de los pacientes, según manifestó otro de los médicos de otro hospital es que el objetivo es hacer que por intermedio de ésta asociación simbiótica con los hospitales australianos, los aborígenes se vean atraídos para acudir a los hospitales y consecuentemente terminen aceptando atención de médicos especialistas titulados y preparados para tratar sus enfermedades…. el hecho de que se enferman y los chamanes Ngangkari no pueden curarlos  son la mejor prueba de que sus medicinas milenarias no son tan efectivas ya que si lo fueran, ellos no enfermarían.

Una de las chamanas incluso dijo que muchos integrantes de su comunidad tienen enfermedades del riñón y otros problemas que ellos no pueden curar, ya que ellos solo pueden traer alivio a los síntomas…. y yo me pregunto, entonces para qué se hacen llamar sanadores??????.

Es demasiado llamativo como mencioné en otro post de los aborígenes canadienses, que las tasas de suicidios en la comunidad indígena a escala mundial es de las más altas de todo el mundo, lo llamativo es que en esas comunidades se acostumbra “curar” enfermedades del cuerpo y del alma pero como ellos mismos lo admiten, con la interacción de entidades espirituales… posesiones espirituales que de una u otra manera tendrá sus efectos secundarios.  

En el gráfico podemos ver la evolución del suicidio en las comunidades aborígenes australianas, las cifras son muy altas.

Adivina quiénes están en búsqueda de maneras de cómo apoderarse de la mayor cantidad de almas y qué mejor oportunidad que llevando chamanes y estas terapias directamente a los hospitales verdad?

En Australia en esas comunidades aborígenes el suicidio es 7 veces mayor que en la población no aborigen, cifras totalmente escandalosas teniendo en cuenta que estas comunidades han estado por años solo en manos de chamanes!, han sido los chamanes quienes toda la vida les han tratado sus dolencias y luego terminan suicidándose?.

De hecho la  profesora Pat Dudgeon de la Universidad de Western Australia, que dirigió el Proyecto de Evaluación de Suicidios Aborígenes e Isleños, aclaró en su estudio que no se puede hablar simplemente de suicidio ya que las causas del suicidio entre aborígenes y quienes no son de la población aborigen, tienen causas demasiado dispares y que no se puede tomar simplemente estadísticas generales ya que las causas del suicidio de los aborígenes son totalmente con otro trasfondo…. 

Podríamos desde nuestro punto de vista decir que ese trasfondo de las causas del suicidio están ciertamente en el mundo espiritual… como ya hemos mencionado infinidad de veces, esas técnicas de sanación espirituales exponen a las personas a parasitación/posesión espiritual walk-in que produce entre otros síntomas, depresiones tan severas que los lleva a quitarse la vida.  

Hablamos de personas que han sido sometidas a estas terapias de los Ngangkari en sus comunidades y quienes posteriormente… meses, años más tarde se han suicidado… esto ya ha sido tema de parte de exorcistas que son quienes tienen que lidiar con los efectos secundarios de quienes se exponen a prácticas ocultistas que son adornadas de energía, lucecitas de colores, seres de luz, extraterrestres, seres amorosos milenarios que nos “ayudan” desde la creación de la tierra, fumatas, invocaciones y pases mágicos.

Por ahora los Ngangkari están contentos de dar a conocer a las comunidades no aborígenes, todas esas técncas milenarias aprendidas de antiguos dioses, entregadas para que ellos “sanen” a otros, pero ni siquiera ellos son conscientes del peligro de sus prácticas esotéricas aprendidas por seres reptilianos… saldrán de parasitar espiritualmente a los integrantes de sus comunidades, a parasitar a los no aborígenes también. 

Uno de los sanadores dijo:

“Los médicos no aborígenes hacían su trabajo, sin embargo, no sabían de nosotros los curanderos tradicionales. Nuestros curanderos tradicionales siempre estaban ocupados sanando personas en casa, cuidando a toda la comunidad, mientras los doctores hacían su trabajo en sus clínicas. Pero ninguno sabía cómo funcionaba el otro. No podemos hacer demasiado trabajo con pacientes renales; nunca tocamos sus riñones, son demasiado vulnerables. Pero ayudamos con el dolor y la incomodidad”.  (otra prueba de que no son sanadores sino solamente aliviadores de síntomas)

Otro interesante punto que mencionó este sanador es que…  y atentos a las palabras que no desmienten lo que venimos exponiendo en torno a todas estas prácticas espirituales sin importar el nombre que les pongan panpooni o reiki, se ha tratado siempre de poner entidades en los cuerpos de las personas… entidades walk-in para que los posean!:

“Al tratar con el fallecido, a veces podemos capturar el espíritu del difunto y colocarlo en el cónyuge vivo,   lo que es realmente una tarea que cuida y fortalece.  

Esto que menciona el brujo chamán ngangkari no es otra cosa que una posesión espiritual, una invasión, una parasitación espiritual walk–in!.  Los chamanes Ngangkari creen que metiéndote espíritus te están cuidando y ayudando.. captas???

 “A veces, si un hijo fallece y la madre está realmente enferma y desconsolada, el espíritu del hijo muerto se coloca dentro de la madre. …. el chamán Ngangkari dice que metiéndole a la madre el espíritu de su hijo muerto de esa forma, todos son más felices “y nos aseguramos de que vuelva a su estado normal de salud más rápidamente y estén más felices y sanos durante su tiempo de dolor, porque es realmente terrible si alguien está demasiado triste por demasiado tiempo”.

Así con espíritus es como pretenden trabajar no solamente en los hospitales australianos sino como se puede comprobar en diversos países, la pseudociencia ha venido siendo halonada por el mundo de la política y ya vos sabes quiénes controlan las leyes incluídas las relativas a la salubridad.  Ya hemos hablado que hay terapias inofensivas en el mundo de la medicina alternativa, masajes, fitoterapia, siempre y cuando no tengan que ver con invocaciones, pero ya cuando se habla de “realineaciones espirituales” y otras cuestiones es mejor estar  atentos para evitar sorpresas y problemas mayores.

Para finalizar les comparto cómo es que en la tradición de estas tribus, se puede convertir en un chaman Ngangkari y algunos de los testimonios de los que se convirtieron en chamanes.

mírale al nene la serpiente pintada
en el pecho… la serpiente que
le dará los conocimientos chamánicos
a este futuro sanador

Ellos dicen que el camino para convertirse en Ngangkari puede comenzar siendo un niño pequeño, cuando los miembros de la familia y de la comunidad identifican a un niño como un sanador natural. 

Cyril McKenzie, por ejemplo es de Ernabella, en el desierto del norte de Australia del Sur, y dice que ha estado haciendo el trabajo desde que era un “chico joven”.

“Cuando tenía cinco años comencé a curarme, y cuando crecí empecé a trabajar en las clínicas y luego en la salud mental”.

Si es tan efectivo ese sistema de sanación, por qué hay tantos problemas de salud mental y  suicidios en sus comunidades aborígenes? 

Naomi Kantjuriny

pasearía de noche con mis poderes y
regresaría a mi campamento
temprano en la mañana

¡Solo era un adolescente cuando recibí el regalo, que inicialmente me asustó! Este poder  vino a mí solo. Pasearía de noche con mis poderes y regresaría a mi campamento temprano en la mañana. 

Todo lo que podía pensar era que debía haberme convertido en un ngangkari (sanador tradicional) por alguna razón. Le pregunté a mi madre: “Madre, ¿por qué voy tanto a la deriva por la noche?” y ella respondió: “Entonces debes ser ngangkari”. 

Mi reacción fué: “¿Qué?” y ella dijo: “¡Sí, parece que te has convertido en un ngangkari por ti misma!”

El toque de mis manos tiene un efecto curativo. Doy un toque firme y fuerte, y elimino el dolor y la enfermedad, y lo arrojo lejos del que sufre. Después del tratamiento, se pondrán de pie y me contarán cómo se sienten y, por supuesto, siempre hay una mejoría.  (Mejoría… más no sanación)

Por la noche veo espíritus. Los espíritus kurunpa me hablan. Los espíritus kurumpa (cuerpos astrales) se separan del cuerpo cuando alguien está enfermo o sufre y yo los veo. Así es como descubro que no están bien. También tengo amigos que me ayudan. Estos perros son mis amigos. 

Resultado de imagen de desdoblamiento astral colectivoPor la noche viajo solo para asegurarme de que las mujeres están bien. Veo a todos por la noche, cómo están, si están bien. A veces me asusta pero es mi trabajo, tengo que hacerlo. Viajo sola y eso es lo que hago.

Algunas personas me preguntan cómo hago los tratamientos que hago. Les digo que tengo habilidades únicas que no se explican fácilmente, las cuales desarrollé yo misma. Después de un tratamiento, es nuestra tarea garantizar que la enfermedad no regrese y el dolor no regrese. 

Entonces tenemos que deshacernos del dolor de nuestra manera especial. Un Ngangkari sabe cómo hacer esto. Tenemos poderes especiales en nuestras manos. Nuestro trabajo es moldear la forma del cuerpo para que pueda acomodar el espíritu adecuadamente. De esa manera, la gente está bien. Después le pregunto a la gente: “¿Te sientes mejor ahora?” y me dicen: “Sí, me siento genial”. Ngangkari toca a la gente. Tocamos, y ese es nuestro arte especial y nuestra habilidad.

ANDY TJILARI

Cuando era pequeño yo  tenía tres abuelos que eran todos ngangkari: el padre de mi madre, el padre de mi padre y el hermano de mi abuelo. Así que viví con estos tres ngangkari. Bueno, en realidad había cuatro, porque mi padre también era ngangkari. Un día mi abuelo me preguntó: “¿Quieres que te demos el poder ngangkari, para que puedas vivir tu vida como un ngangkari? Tendrás que ayudar a las personas enfermas y sanarlas, ya sean hombres, mujeres o niños. Si te conviertes en un ngangkari, el poder permanecerá contigo toda tu vida y nunca lo perderás, ni podrás tirarlo “.

Mi padre estaba observando todo esto. Me dijo que la forma en que tendría que sanar a la gente sería sacar la enfermedad de sus cuerpos en forma de pedazos de madera, palos o piedras, cosas así. Esto es para que la gente pueda ver con sus propios ojos la enfermedad que se elimina de sus cuerpos. Esta es la forma comúnmente aceptada en que ngangkari hace nuestro trabajo. Es para que la gente pueda vernos quitar su enfermedad de sus cuerpos, lo que les da una sensación de eliminación. Mi padre me dijo que tendría que asegurarme de mostrarles lo que saqué, para que pudieran verlo, antes de deshacerme de él.

en la brujería es común eso de sacar cosillas en operaciones espirituales
para que el cliente las vea y crea que en verdad el brujo es poderoso y darle
al cliente  la sensación de eliminación del mal, que se sacó la brujería o la enfermedad.
En iglesias “cristianas” con gran actividad paranormal walk-in usan
estas mismas técnicas como se puede ver en la foto,donde se
ve a un pastor retirando enfermedades y males de una persona… para
que el cliente vea que salió “la enfermedad”… pero
es falso… nunca han sanado.  Esto es posible con ayuda demoníaca
y se llaman materializaciones y se llevan a cabo también en sanaciones
hechas por la tal “virgen María”… la reina del cielo

“objetos sagrados” que introdujeron
en el sanador ngangkari… que no
son otra cosa que entidades que ellos
llaman mapanpa

Le dije a mi padre: “¿Pero cómo? ¿Cómo se supone que voy a hacer eso? No entiendo cómo funcionan los ngangkari. ¿Cómo podría ser capaz de hacer eso?” Él respondió: “No te preocupes, te lo mostraremos. No será difícil una vez que sepas cómo”. Entonces me mostraron. 

Todos mis abuelos me dieron el poder de un ngangkari, y todavía tengo ese poder hoy. Ellos me enseñaron todo lo que sé. No me dijeron cómo hacerlo. Ellos me mostraron. También colocaron dentro de mí los objetos sagrados que necesitaría para ser mis herramientas para trabajar como ngangkari. Estos se llaman mapanpa.

En el pasado, muchos niños se convirtieron en ngangkari a una edad muy temprana.  Los niños que se interesaron en las artes curativas a menudo pidieron que se les otorgara poder y recibieran entrenamiento. 

El ngangkari encendería fuegos en un campamento  y esperarían a que los espíritus les trajeran herramientas especiales poderosas. Durante la noche, cuando todos estaban dormidos, todos los cuerpos espirituales de la gente ngangkari comenzarían a levantarse de sus cuerpos dormidos y volar hacia arriba. ¿Ahora sabe cómo la gente vuela en aviones y maneja en autos? Bueno, para la tribu Anangu, y para los sanadores ngangkari, cuando están dormidos por la noche, sus espíritus se mueven de la misma manera.

El espíritu de una persona enferma suele estar demasiado enfermo para volar correctamente y, a menudo, se estrella contra los árboles. Esto es cuando el trabajo nocturno del ngangkari es muy útil, porque ellos verán al espíritu herido agarrado al tronco del árbol, o caerán al suelo.

El ngangkari rescatará el espíritu. Al hacerlo, puede reconocer quién es y decir: “Oh, este es fulano o es mengano y tal. No está bien. Pobre, necesita ayuda aquí”. Entonces recogerá el espíritu y lo llevará al cuerpo y le pedirá a la persona dormida que se despierte. “Despierta, Tu espíritu no está bien. Siéntate y te pondré en orden”. La persona se sentará, el ngangkari reemplazará al espíritu herido, y todo estará bien nuevamente muy pronto. Al día siguiente, él será bastante mejor. Esta es una habilidad muy especial que nosotros ngangkari solo tenemos.

Mientras todos los ngangkari están reunidos en los campamentos especiales, cientos de mapanpa vendrán volando. Mapanpa son herramientas especiales y poderosas. Golpean el suelo con pequeñas explosiones, “¡boom, boom, boom!”.  Los ngangkari se apresuran a recoger los objetos: kanti que parecen hojas afiladas de piedra, kuuti que se asemejan a tektitas redondas y brillantes negras, y tarka: astillas de hueso. Cada ngangkari reúne las piezas que quiere. Estas piezas se convierten en su propiedad.

Me doy cuenta de que todo esto suena muy diferente a todos los artefactos médicos y  de las enfermeras que aprendieron a manejar en la universidad para llegar a donde están hoy. Has estudiado tantos libros. Pero estamos trabajando para lograr el mismo objetivo de sanar a las personas enfermas y hacer que se sientan mejor en sí mismas.

en la brujería y el chamanismo es común el uso de artefactos de poder
que suelen ser hechos en el mundo físico por el mismo brujo o chamán
y magnetizados con su energía, o hechos en el mundo astral  por
sus guías y materializados para trabajar con ellos en el mundo físico,
esto parece ser el caso de los mapanpa, objetos de poder 

MARINGKA BURTON

Mi padre había sido un ngangkari toda su vida, y su padre le había dado su mapanpa. 

Cuando finalmente me dió el mapanpa, me convertí en mara ala, es decir, mis manos se abrieron, mi frente se abrió, y pude ver todo de manera diferente. Pude viajar a los cielos con otros ngangkari, volando grandes distancias y volviendo a casa a tiempo para el desayuno. Ngangkari viaja por el cielo, solo nuestros espíritus viajan mientras nuestros cuerpos permanecen dormidos en la tierra. Mi padre me enseñó eso. Él me enseñó todo, cuidadosa y lentamente.

Mi mapanpa vive en mi cuerpo. Soy un pintor, y cuando pinto, mi mapanpa se mueve hasta mi hombro y se sienta allí, fuera del camino. Si alguien viene a mí y necesita ayuda, tendría que volver a dejar mi mapanpa en mis manos. A veces los empujaba de un brazo al otro. Cuando estoy dando un tratamiento curativo, empujo con la mano izquierda y extraigo con la derecha.

Trabajo mucho en la cabeza y sano a las personas si tienen dolor de cabeza. Si hay algo serio como un accidente automovilístico y nos llaman para asistir, vamos directamente allí sin demora. La gente ha sido lastimada y la terrible conmoción de un accidente sacude el kurunpa (espíritu) de una persona y entonces vamos allí para encontrar la kurunpa y la traemos de vuelta y la reemplazamos  (reemplazar tu espíritu por otro?).

 Sin el espíritu cualquier curación corporal lleva mucho más tiempo. Luego asistimos a las clínicas, y cuando nos llaman, hacemos nuestro trabajo valientemente sin temor.

Mira aquí en mi codo? Ahí es donde está mi mapanpa. Tengo aberturas en mi mano y una abertura en la frente. Decimos que los ngangkari son mara ala y ngalya ala, lo que significa manos abiertas y mente abierta. Cuando escuchas a alguien decir, “Oh, es mara ala”, eso te dice al instante que ella es una sanadora, una curandera tradicional, una ngangkari.

Las personas deprimidas pueden sentirse mucho mejor después de un tratamiento ngangkari. Esa es una de nuestras especialidades. Sus espíritus están fuera de sí, y no están posicionados correctamente dentro de sus cuerpos. El trabajo del ngangkari es reposicionar sus espíritus y reinstalarlo donde sea más feliz.  

De estos testimonios de los ngangkari podríamos deducir que ellos mismos se autoengañan, creyendo que tienen poderes.  Solo podemos decir que Satanás es un maestro del engaño y su especialidad es haacer creer a la gente que posee más poder del que en realidad tiene con el único objetivo de convertirlos en sus marionetas que sirvan a sus fines… como por ejemplo el de interactuar entre los hombres ofreciéndoles terapias aparentemente sanadoras pero que tienen la finalidad de parasitarlos espiritualmente y hackearles su mente, cuerpo y espíritu.

Deja un comentario