Pseudoterapias y el engañador que dejó de vender seguros y posa de médico anticáncer #Katecon2006

Se trata de un tipo que se llama Juan José y que según sus familiares, dejó de engañar gente vendiendo seguros para engañar con terapias alternativas con las que supuestamente promete curar enfermedades incluso tan graves como el cáncer.


Como fué el caso de Cristina Beraza quien murió de cáncer en su ano a los 53 años, y quien dejó la quimio que probablemente le hubiera salvado la vida, al seguir las instrucciones de este pseudomédico que le dijo que la enfermedad estaba en su cabeza y que tenía que sufrir para aliviarse…. ya habrán oído a tanto charlatán que cobra mucho dinero por decir lo mismo a sus pacientes, que la enfermedad es producto de un conflicto y así hay que pagar miles de euros para que el “experto” le ayude al paciente.  


PAra los médicos el caso de Cristina era un cáncer poco frecuente pero con altas probabilidades de un tratamiento con buenos resultados, Cristina tomó una decisión radical tras conocer al “curandero” que le ayudaría supuestamente a aliviarse, ya que estaba cansada de tomar los medicamentos que le recetaban los médicos y es como una herbolera de su pueblo le terminó recomendando al pseudo doctor que le aceleraría su partida de este mundo tras convencerla en la primera cita en la que le tocó desembolsarse 120 euros… luego por cada visita a Cristina le iba sacando de a 200 euros.


El charlatán embaucador le dijo que esos médicos de la academia no sabían nada, que solo él la curaría con unas bolitas de magnesio… el magnesio es uno de los productos más económicos que existen en el mercado, de hecho si se trataba de curarla con magnesio, Cristina se hubiera podido alimentar de bananos, nueces y otros alimentos que son ricos en magnesio y se hubiera ahorrado más de 15000 euros que es la suma de dinero que terminó en los bolsillos de Juan José, quien prometió curarla pero terminó llevándola mejor a la tumba.  Juan José parece ser un experto en manipular enfermos en estado terminal y habrá aprendido en internet, en tutoriales y conferencias de otros embaucadores muchísimo más conocidos y famosos, como esos que participaron del congreso del mundo sin cáncer, liderado por una doctora que no es doctora sino una charlatana de miedo llamada Cocó March y seguro que también ha aprendido su otro poco de parte del viejillo charlatán Pamiès y el de la bioneuroemoción, quienes facturan millones de euros anuales a punta de la ignorancia de los incautos como Cristina.


Les echan el cuento de las farmacéuticas que se enriquecen con la enfermedad y ellos descaradamente cobrando el doble y el triple, como hace la falsa doctora Cocó March, que cobra 1000 euros por ver unos videos en su web aún cuando son documentales de hace tiempo que rondan gratis en internet.


Juan José instruía a Cristina para que si alguien le preguntaba si estaba acudiendo a otras terapias alternativas a su quimio, dijera que no… por qué razón? algo qué ocultar? le lavó tanto el cerebo que hizo que ella misma se mintiera… eso sí que le es reconocido en su pueblo, hablador de esos de miedo que es capaz de convencerte de lo que sea, por algo era vendedor de seguros, trabajaba en la aseguradora Cahispa de Córdoba donde fué despedido después de un pleito judicial con una compañera al parecer por un asunto de una estafa y al ver que se le cerraban las puertas después de perder el caso,  es como retomó una vieja afición autodidacta no aprendida en ninguna universidad  y es como se dedica a su nuevo negocito lucrativo de terapias “alternativas”, se hizo más conocido porque según su esposa, ayudó a una señora a quedar embarazada con “sus terapias”🤢….. la señora que quedó embarazada es al parecer francesa y curiosamente es allí en Francia a donde Juan José va mucho… no sería que él fué el que obró el “milagro”?


Este vendedor de seguros empezó a dar charlas como “experto en medicina china y sabiduría oriental” y en especial promoviendo el taoismo, en un post hablaré de ello y Keanu Reaves.


Juan JOsé le suministraba a Cristina unos frasquitos con las capsulitas de magnesio “taoísta”, otros con semillas y otros con polvos, todo según eso de la marca Enervital que Cristina hubiera podido haber comprado sin la intermediación de ese “experto” y no solo hubiera ahorrado muchísimo dinero  sino que hasta estuviera viva… los frasquitos cuestan entre 25 y 60 euros, no hubiera tenido que pagar cada vez 200 euros cuando iba de visita.


En su pueblo la gente dice estar a gusto con este curandero y parece no importarles el caso de Cristina ya que dicen que estaba bastante grandecita para saber qué decisión tomaba, pero olvidando que las personas con ese tipo de enfermedades graves están en un estado emocional que los expone a ser manipulados con facilidad y que cuando caen en manos de este tipo de charlatanes, ocurre lo que ocurrió con Cristina…. les roban el dinero y la persona pierde la vida… son psicópatas! narcisistas!


No solo en España sino en otros países, las pseudoterapias están ganando mucho terreno porque están en una zona gris que sobrepasa cualquier reglamentación, no hay por ahora mecanismos que permitan defender a los enfermos de este tipo de engañadores que solo van detrás del dinero de las personas, ya lo hemos visto con Enric Corbera quien prefiere enfermos terminales porque sueltan más fácil el dinero y mueren rapidito…ese es el tipo de pacientes que prefieren este tipo de pseudoterapeutas.


Por ahora hace un par de semanas la hija de Cristina de 22 años se ha animado a entablar una denuncia formal en contra de este charlatán, ese es otro factor que no ha permitido medir realmente el impacto de las pseudoterapias en la muerte de los pacientes como Cristina ya que mueren y los familiares creen que no hay un motivo para poner una denuncia o se ven tan desprotegidos por las leyes que mejor ni perder el tiempo en abogados y en denuncias.



En este caso es probable que pase lo mismo que con el joven víctima de la medicina ortomolecular ofrecida por otro charlatán de la misma escuelita autodidacta que solo iba detrás de su dinero… tras la muerte del joven y a pesar de que los padres denunciaron al pseudoterapeuta que lo atendió, no ocurrió nada porque según el juez el joven ya era un adulto y “podía decidir por sí mismo”, sin tener en cuenta el lavado cerebral a que son sometidos este tipo de enfermos y la indefensión en que se encuentran emocionalmente… qué pasará en el caso de la hija de Cristina? logrará sentar un precedente en la justicia española en contra de las pseudoterapias que cada vez cobran más vidas y los responsables por ahí felices comiendo perdices libres como las liebres?.

from Blogger http://nuevoordenmundialreptiliano.blogspot.com/2018/08/pseudoterapias-y-el-enganador-que-dejo.html

Deja un comentario